Paulin, Hoylman-Sigal y Defensores Intensifican Esfuerzos para que se Apruebe Medida de Ayuda Médica para Morir de Nueva York antes de Junio

Defensores Marcharon desde Oficinas Legislativas (LOB) hasta el Capitolio para Honrar a Personas que Murieron Defendiendo esta Opción Compasiva, Muchos Sufriendo Innecesariamente
May 4, 2023

Defensores Marcharon desde Oficinas Legislativas (LOB) hasta el Capitolio para Honrar a las Personas que Murieron Defendiendo esta Opción Compasiva, Muchos Sufriendo Innecesariamente

Casi 80 Co patrocinadores Impulsan Acción Legislativa Antes del Final de la Sesión

La Presidenta del Comité de Salud de la Asamblea, Amy Paulin (D-Westchester) y el Senador Brad Hoylman-Sigal (D-Manhattan) anunciaron el lunes que estaban intensificando sus esfuerzos para que el 2023 sea el año en que se apruebe el Medical Aid in Dying Act. Ellos son los patrocinadores principales.

La ayuda médica para morir permite que los adultos con una enfermedad terminal en pleno uso de sus facultades mentales y con seis meses o menos de vida, soliciten a su médico una receta para un medicamento que puedan ingerir cuando su sufrimiento sea insoportable para morir pacíficamente. Diez estados, incluidos los vecinos de Nueva York, Nueva Jersey y Vermont, así como Washington D.C., autorizan la ayuda médica para morir. La encuesta Marist más reciente muestra un fuerte apoyo a la ayuda médica para morir entre los votantes del estado de Nueva York, de 59 a 36%, incluido el apoyo mayoritario en todo el espectro geográfico, político y racial.

Muchos defensores que apoyan la medida Ayuda Médica para Morir –  incluyendo los familiares de residentes de Nueva York que murieron sufriendo porque no contaban con esta opción para morir pacíficamente – marcharon desde las Oficinas Legislativas (LOB) hasta el Capitolio para honrar a sus seres queridos fallecidos y para exigir medidas a la Legislatura.

Paulin dijo: “La aprobación de la ayuda médica para morir es mi principal prioridad legislativa después de terminar con el fisco este año. Estoy decidida a trabajar con mis colegas para que este año finalmente brindemos a los residentes del estado de Nueva York con una enfermedad terminal, la opción que tantos desean – y que una mayoría de residentes del estado de Nueva York apoya – para detener el sufrimiento innecesario.

“He visto a personas sufrir horriblemente al final de sus vidas. La manera en que sufrió mi hermana – tan innecesariamente – al final de su vida es una pesadilla que vivo todos los días”, dijo Paulin. “En los últimos siete años, he escuchado cientos de historias similares de los seres queridos de estas personas. Estas historias simplemente me parten el corazón. Estoy cansada de escuchar las historias de personas que tienen a alguien que se está muriendo y que no tienen una opción compasiva para detener el dolor y el sufrimiento. Ya basta. Debemos aprobar esta medida y debemos hacerlo este año”.

Hoylman-Sigal dijo: “Las personas con una enfermedad terminal merecen la tranquilidad y la comodidad al final de su vida . Uno de cada cinco estadounidenses viven en un estado que ha legalizado la práctica segura de ayuda médica para morir. Esta opción , originalmente se presentó en Oregón hace 30 años. La pérdida de autonomía y de la dignidad son las razones más comunes para ofrecer esta opción al final de la vida que cada residente del estado de Nueva York merece mantener. Es por eso que siento orgullo de patrocinar el proyecto de ley con la legisladora Paulin, y agradezco a Compassion & Choices, a Death with Dignity y a los defensores de las familias por el apoyo a este proyecto de ley.

Arelis Torres de Manhattan, a cuya esposa le diagnosticaron leucemia hace tres años, dijo: “Mi bella esposa ha tenido que someterse a tratamientos complicados y dolorosos en estos últimos años. Valoramos cada día que pasamos juntas y esperamos que vengan muchos, muchos más. Sin embargo, si esta maldita enfermedad avanza hasta un punto en que la muerte sea inevitable, ella no quiere sufrir ni padecer dolor. Me partiría más el corazón ser testigo de este sufrimiento”.

“No queremos mudarnos a otro estado, como Nueva Jersey o Vermont, para que ella tenga acceso a la ayuda médica para morir”, agregó. “Nuestra familia está aquí. Este es nuestro hogar. Realmente creo que brindarle a una persona que se está muriendo esta opción compasiva es uno de los mayores actos de amor.  Suplico a los legisladores que aprueben esta medida y que lo hagan ahora”.

“Hace solo tres semanas se cumplió un año de la muerte de Ayla”, dijeron los padres de Amy y Daren Eilert, Ayla Rain Eilert, bailarina de ballet de 24 años de Manhattan que murió el 2 de abril, en agonía de cáncer de lengua que se extendió por todo su cuerpo. Su vida fue demasiado corta y su agonizante muerte fue demasiado larga. El cáncer de lengua se extendió por todo su cuerpo como un incendio a los seis meses de haber sido diagnosticado”.

“A pesar de haber recibido el mejor tratamiento y los cuidados paliativos, en las últimas semanas de su vida ella sufrió tanto que suplicaba por una opción para poner fin a su vida que no pudo tener como residente del estado de Nueva York: la ayuda médica para morir. Ningún padre debería tener que ver sufrir a un hijo que suplica alivio y no poder hacer nada por ellos ”, comentaron Amy y Daren Eilert.

Stacey Gibson de Garrison dijo: “Mi esposo , Sid, murió hace ocho años, a los 68 años de una enfermedad neurológica degenerativa similar a la ELA.  Ninguna muerte es agradable y Sid sufrió una agonía – inimaginable. Sus últimos días podrían haber sido menos traumáticos, más tranquilos y verdaderamente representativos de la maravillosa vida que tuvo, si la ayuda médica para morir hubiera sido una opción”.

“He sobrevivido el cáncer dos veces y ahora estoy enfrentando el tercero,” dijo Gibson. “Gracias a los avances de la medicina, hoy recibo cuidados extraordinarios pero no sé qué me espera en el futuro. Lo que deseo es tener acceso a la ayuda médica para morir en caso de que la necesite. Es hora de que los legisladores dejen de ignorar el sufrimiento y que aprueben el proyecto de ley”.

Scott Barraco de Rochester perdió a su querida, Cathy Quinn, por una muerte espantosa después de una batalla de dos años de cáncer de lengua, comentó: “Cathy no quería morir. Era dinámica y tenía muchos planes cuando le diagnosticaron esta forma agresiva de cáncer de lengua que fue implacable y lamentable. Cuando se hizo evidente que moriría pronto, se concentró en aprovechar al máximo lo que le quedaba de vida y cómo morir pacíficamente. Lamentablemente, sufrió muchísimo antes de morir. Suplicó a los legisladores que me ayuden a cumplir su último deseo y que aprueben el Medical Aid in Dying Act. Cathy se merecía algo mejor. Todos nos merecemos algo mejor”.

Lindsay Wright, de Manhattan, cuyo esposo Youssef Cohen murió en 2016, dijo: “Youssef tenía 68 años cuando murió en el 2016 de mesotelioma, un cáncer raro e incurable de los pulmones que esencialmente conduce a la muerte por asfixia. Pero Youssef no murió en su casa de Nueva York; murió en la otra costa en Portland, Oregón, donde la ayuda médica para morir es una opción disponible desde 1997. Piensen en eso por un segundo. Recorrimos tres mil millas para que Youssef pudiera morir en paz, sin sufrimiento. ¿Por qué? Porque el estado de Nueva York no ofrecía, y sigue sin ofrecer esa opción”..

“Unas semanas antes de morir Youssef dijo: ‘voy a morir de todos modos, y esta me parece una forma mucho más humana de morir’. Es indignante que los residentes del estado de Nueva York que se están muriendo no tengan aún esta opción. Aún sigo muy enojada. Hago un llamado a los legisladores del estado para que aprueben AHORA la Ayuda Médica para Morir”, dijo Wright.

Barbara Thomas de Saratoga Springs,  líder durante mucho tiempo de la New York State League of Women Voters, habló del sufrimiento de su esposo, Bob, que murió de cáncer cerebral. “Bob y yo estuvimos juntos por 55 años. Él era mi mejor amigo. Bob no era un suicida. Quería vivir, pero el cáncer acabó con su vida. El solo quería ayuda para terminar con su sufrimiento cuando no pudiera soportarlo más. En un momento, me pidió que buscara su pistola, (que estaba en un gabinete cerrado con llave en un lugar al que se accedía por las escaleras que él ya no podía subir). No lo hice, no pude hacerlo. Cuando murió, me juré que trataría de que ninguna otra persona que yo quisiera sufriera de esa manera. Y yo tampoco deseo sufrir así. Pocos enfermos terminales harán uso de la ayuda médica para morir, pero todos tendrán la opción de evitar un sufrimiento innecesario”.

Corinne Carey, directora de campaña de Nueva York para Compassion & Choices, dijo: “Mientras estamos aquí hoy, sé que hay residentes de Nueva York de todas las regiones del estado que se están muriendo, sufriendo y padeciendo, que suplican por esta opción. Las personas que están muriendo y sus familias no tienen tiempo para la política. No tienen tiempo para más retrasos absurdos”.

“Estoy orgullosa de que a lo largo de esta campaña – que ha durado ocho largos años, demasiado – hayamos podido educar a los legisladores y conseguir apoyo; ahora tenemos cerca de 80 co patrocinadores y esa cifra sigue creciendo”, dijo Carey. “Se han formulado y respondido todas las preguntas sobre este proyecto de ley. Ha llegado el momento de actuar de verdad. La muerte no espera a nadie y la inacción de la legislatura hasta la fecha hace que muchos residentes del estado de Nueva York que se están muriendo sufran y padezcan dolor. Esto tiene que cambiar. Necesitamos que actúen ya. Aprueben el proyecto de ley”.

El Medical Aid in Dying Act recibe el apoyo de numerosos grupos defensores del estado que incluyen, entre otros, New York State Academy of Family Physicians, New York Civil Liberties Union, League of Women Voters of New York State, StateWide Senior Action Council, NYS Public Health Association, Planned Parenthood Empire State Acts, NOW-NY, ACT UP NY, Harlem United, La Comisión Latina Sobre el SIDA, Latinos for Healthcare Equity, WESPAC Foundation y SAGE NY, que defiende y brinda cuidados médicos y otros servicios a personas mayores de la comunidad LGBT. Puede ver muchos memorándums en defensa de estas y otras organizaciones aquí.

La legislación también cuenta con el fuerte respaldo de Death with Dignity Albany, End of Life Choices New York y Completed Life Initiative.

Puede obtener más información sobre la ayuda médica para morir y la campaña de Nueva York en el sitio webFacebook o Twitter de Compassion & Choices.

Compassion & Choices
Media Contacts

Sean Crowley
Media Relations Director
[email protected]

Patricia A. González-Portillo
National Latino Media Director
[email protected]
(323) 819 0310

Compassion & Choices
8156 S Wadsworth Blvd #E-162
Littleton, CO 80128

Mail contributions directly to:
Compassion & Choices Gift Processing Center
PO Box 485
Etna, NH 03750