Donate

News

The latest from Compassion & Choices

Grupo Presenta Primer Demanda en el País Impugnando el Mandato de Residencia de Oregon para Obtener Acceso a Ley de Ayuda Médica para Morir

Demanda Federal Alega que el Requisito de Residencia en Oregón para Ley de Ayuda Médica Para Morir de Oregón es Inconstitucional

Compassion & Choices presentó hoy una demanda federal en nombre de un médico de Oregón, alegando que el requisito de residencia para tener acceso a la Ley Estatal de Oregón que brinda a los adultos con enfermedades terminales, la opción de solicitar y obtener un medicamento recetado que elijan auto ingerir para terminar pacíficamente con su sufrimiento, si se vuelve insoportable, lo cual viola la Constitución.

De acuerdo a la demanda, dicho requisito viola la garantía de igualdad de trato de la Constitución de los Estados Unidos. La demanda solicita a la corte que le prohíba a los funcionarios públicos de Oregón, de hacer cumplir esta disposición inconstitucional de la ley.

Esta demanda es la primera en el país que impugna el requisito de residencia de estado para una ley de ayuda médica para morir. Washington, D.C. y otros ocho estados también tienen leyes de ayuda médica para morir con requisitos de residencia: Washington, California, Colorado, Hawai, Maine, Nueva Jersey, Nuevo México y Vermont.

La Ley de Muerte con Dignidad de Oregón de 1994, requiere que el médico del paciente determine si la persona es o no, residente del estado de Oregón, antes de prescribir una receta de ayuda médica para morir. Dicha ley que es la primera de su tipo en el país, permite a los adultos con enfermedades terminales que se encuentran en pleno uso de sus facultades mentales y que tienen un pronóstico de vida de seis meses o menos, la opción de solicitar y obtener una receta de un médico, para obtener un medicamento que elijan auto ingerir en su momento deseado y terminar con su sufrimiento pacíficamente, si este se vuelve insoportable.

“El requisito de residencia en Oregón es tanto discriminatorio, así como profundamente injusto para los pacientes que están muriendo, durante el tiempo más crítico de su vida”, dijo el demandante, Dr. Nicholas Gideonse M.D., quien tiene licencia para ejercer medicina en Oregón, pero no en Washington. “No tengo que pedirle a los pacientes que están muriendo, un comprobante de residencia para poder brindarles cuidados paliativos u hospicio, como se le conoce en Estados Unidos. No existe motivo racional alguno, por la que se deba pedir un comprobante de residencia a los pacientes que están muriendo, para poder brindarles ayuda médica para morir, especialmente porque el 95 por ciento de los pacientes de Oregón que utilizan ayuda médica para morir, están inscritos bajo los cuidados de un hospicio“.

Es típico que el Dr. Gideonse tenga dentro su trabajo en Oregon Health & Sciences University  en Portland, Kindred Hospice de las áreas metropolitanas de Salem y Portland, así como en la región más amplia de Willamette Valley, y el Blue Mountain Hospital en John Jay, Oregon, un panel activo de más de 100 pacientes que reciben cuidados médicos para fin de vida, incluyendo cuidados paliativos, cuando son necesarios. El Dr. Gideon generalmente tiene siempre y por lo menos, un paciente que está involucrado en el proceso de elegibilidad para solicitar un medicamento de ayuda para morir. El prescribe cada año, aproximadamente siete recetas de ayuda médica para morir. En el último año, el Dr. Gideonse ha tratado a un mínimo de 16 pacientes que son residentes de Washington. Es particularmente difícil tener acceso a la ayuda médica para morir en el Condado de Clark, Washington, donde viven varios de sus pacientes, porque el 61 por ciento de las camas de hospital del condado, se encuentran en instalaciones de cuidados médicos con restricciones religiosas que prohíben que los médicos receten medicamentos de ayuda médica para morir.

“Si bien Washington tiene también una Ley de Ayuda Médica para Morir, el requisito de residencia en Oregón, obliga al Dr. Gideonse a interrumpir la continuidad de los cuidados médicos para sus pacientes que no son residentes de Oregon y que desean esta opción. Siendo de otra forma, él podría brindarles los cuidados médicos y asimismo tratar de referir a estos pacientes a otro proveedor de cuidados médicos en Washington”, dijo Kevin Díaz, director de defensa legal de Compassion & Choices. “La interrupción de los cuidados médicos, daña tanto su capacidad para administrar cuidados médicos a sus pacientes, así también como los cuidados médicos que reciben estos pacientes”.

La demanda alega que el requisito de residencia de Oregón para tener acceso a la Ley de Muerte con Dignidad de Oregón, viola la United States Constitution’s Privileges and Immunities Clause o Cláusula de Inmunidad y Privilegios de la Constitución de los Estados Unidos, que “evita que un estado restrinja el acceso a los visitantes que no son residentes de Oregón , a tener acceso a cuidados médicos dentro de sus fronteras, sin un interés estatal sustancial y restricciones estrechamente adaptadas a esos intereses. El trato diferencial entre pacientes que son residentes y no residentes que es establecido por la Ley, no es necesario para lograr cualquier interés estatal sustancial”. 

La demanda también alega que el requisito de residencia viola la Cláusula de Comercio de la Constitución de los Estados Unidos , la cual prohíbe que las leyes estatales discriminen el comercio interestatal, evitando que el Dr. Gideonse brinde servicios médicos específicos a pacientes que cruzan las líneas de las fronteras estatales de Washington a Oregón.

“Si el Dr. Gideonse prescribe recetas médicas para morir a personas que no son residentes de Oregón y que de otra forma, ellos reúnen los requisitos para obtener la receta, bajo la Ley de Muerte con Dignidad de Oregón, él puede enfrentarse a sanciones penales y civiles, así como a posibles acciones disciplinarias de la junta médica, incluyendo hasta la pérdida de su licencia para ejercer medicina”, dijo Darin M. Sands, abogado colaborador en nombre de Compassion & Choices y socio fundador de Bradley Bernstein Sands LLP.  “El resultado es que la Ley de Muerte con Dignidad de Oregón le impide al Dr. Gideonse de poder brindar a sus pacientes que no son residentes del estado, los cuidados médicos consistentes con su mejor criterio médico, en uno de los momentos más importantes de la vida de los pacientes”.

El Dr. Gideonse ha recibido en el pasado solicitudes de residentes de Washington que buscan ayuda bajo la Ley de Muerte con Dignidad de Oregón, para reunir los requisitos y obtener una receta para un medicamento de ayuda médica para morir. Aún y cuando existiera la probabilidad de que ellos reunieran los requisitos para recibir ayuda médica para morir, él no pudo considerar esas solicitudes, sólo por el estado de residencia de la persona.

“La ayuda médica para morir es el único procedimiento médico en la práctica diaria del Dr. Gideonse, donde por la falta de residencia en Oregón de un paciente, se le niega categóricamente a la persona los cuidados médicos adecuados que él puede brindarles”, dijo Peter D. Hawkes, abogado colaborador en nombre de Compassion & Choices y director del bufete de abogados Angeli Law Group LLC, con sede en Portland. “Para muchos pacientes con enfermedades terminales, el requisito de residencia de la Ley de Muerte con Dignidad de Oregón, funciona como una prohibición absoluta a la ayuda médica para morir, debido a la incapacidad que tienen las personas para mudarse de su estado de residencia, mientras están viviendo condiciones médicas debilitantes”.

Oregón y Washington son dos de los 10 estados, incluyendo a California, Colorado, Hawaii, Maine, Montana (a través de un fallo de la Corte Suprema del Estado), Nueva Jersey, Nuevo México, Vermont, así como Washington, D.C., que han autorizado la ayuda médica para morir. En conjunto, estas 11 jurisdicciones representan a más de uno de cada cinco residentes de los Estados Unidos (22%).


Top