Los Principales Defensores Amy Paulin y Brad Hoylman-Sigal Dicen que el 2023 es el Año que se Aprobará el Medical Aid in Dying Act

January 27, 2023

Compassion & Choices se Une a los Legisladores y Defensores para Volver a Presentar el Proyecto de Ley

Johnston: “Imagino la muerte como algo que no implica trauma, dolor y un sufrimiento innecesario. Pero en este momento no tengo esa opción”.

 La Presidenta del Comité de Salud de la Asamblea, Amy Paulin (D-Westchester) y el Senador Brad Hoylman-Sigal (D-Manhattan) prometieron que el 2023 será el año en que se apruebe el Medical Aid in Dying Act o Medida Ayuda Médica Para Morir en el estado de Nueva York, cuando anunciaron hoy, en una conferencia de prensa del Capitolio Estatal que se volvió a presentar el proyecto de ley.

La ayuda médica para morir para morir permite que los adultos con una enfermedad terminal,  en pleno uso de sus facultades mentales y con seis meses o menos de vida, soliciten a su médico una receta para medicamento que puedan ingerir cuando su sufrimiento sea demasiado grande para soportarlo y morir pacíficamente. Diez estados, incluidos los estados vecinos de Nueva Jersey y Vermont, así como Washington D.C., autorizan la ayuda médica para morir.

La encuesta encuesta Marist más reciente más reciente muestra un fuerte apoyo a la ayuda médica para morir entre los votantes del estado de Nueva York, de 59 a 36 %, incluido el apoyo mayoritario en todo el  espectro geográfico, político y racial.

Paulin, patrocinadora principal de la Asamblea del Medical Aid in Dying Act y presidenta recién designada del Comité de Salud de la Asamblea, dijo: “Este es el año. Este es el año en que le daremos a los residentes del estado de Nueva York que tengan una enfermedad terminal la opción de detener el sufrimiento innecesario, y también aliviaremos el temor de muchos otros más. Este es el año en que aprobaremos el Medical Aid in Dying Act.

“Yo fui testigo del terrible sufrimiento que mi hermana tuvo que soportar al final de su vida. Es algo que nunca dejo de pensar cada día desde que ella murió. He escuchado historias desgarradoras de una cantidad enorme de residentes del estado de Nueva York sobre cómo sus seres queridos se vieron obligados a soportar una muerte espantosa. Mi compromiso con mi hermana, con mis electores y con todos los residentes del estado de Nueva York es trabajar incansablemente para garantizar que el Medical Aid in Dying Act se convierta en ley en el 2023. Es lo que se debe hacer”, expresó Paulin.

Hoylman-Sigal, patrocinador principal del Senado, dijo: “Tuve el honor de visitar a Barbara Hammer Hammer, una célebre cineasta que luchó contra un cáncer de ovario durante 12 años, semanas antes de que ella muriera en su apartamento de Greenwich Village. Ella me contó detalles sobre la infinidad de tratamientos y cirugías durante esos 12 años. Me contó sobre los cuidados médicos de primer nivel que recibía bajo los cuidados de hospicio, pero estaba preocupada por lo que sufriría al final. La muerte de Barbara fue una pérdida enorme, pero fue el sufrimiento que tuvo que padecer lo que me partió el corazón.

“Las últimas palabras de Barbara se publicaron en un editorial en el Daily Daily News, y decían, en parte: ‘Escuchen el pedido de esta mujer que se está muriendo. Por favor, autoricen el Medical Aid in Dying Act. Todos nosotros merecemos morir de una manera que vaya de acuerdo con nuestras creencias’ .

“Aprobar el Medical Aid in Dying Act no cambiará nada para aquellos que no elegirían esta opción. Pero le permitirá esta opción compasiva de morir en paz y sin sufrimiento, a quienes lo desean. Todos los residentes del estado de Nueva York deberían tener la posibilidad de elegir lo que desean al final de sus vidas”, expresó Hoylman-Sigal. “Le prometí a Barbara Hammer que aprobaríamos este proyecto de ley y voy a cumplir mi promesa. Este es el año”.

Cassandra Johnston, de 38 años, de Rexford, recibió un diagnóstico de cáncer de mama en etapa 3 el día después de Acción de Gracias el año pasado. Comenzará un tratamiento agresivo en los próximos días. Johnston dijo: “Me quedé impactada cuando supe que, a diferencia de muchos otros estados, el estado de Nueva York no permite la ayuda médica para morir. – Tengo la intención de luchar y vencer este cáncer y vivir una buena y larga vida. Pero no sé qué futuro me espera”.

“Lo que sé es que mientras lucho contra el cáncer, también trataré de dedicar tiempo y energía para garantizar que se apruebe esta medida. Independientemente de mi pronóstico actual, el mes que viene, el año que viene, quiero estar segura de que si debo enfrentar la muerte y estoy sufriendo, pueda tener la opción de la ayuda médica para morir”.

“Me imagino una muerte sin dolor, sin sufrimiento o un trauma innecesario. Entre más historias leo sobre las personas que han sufrido, más pienso: ‘No quiero que me pase eso’. Pero en este momento no tengo esa opción. Legisladores, ustedes tienen la posibilidad de aliviar mis temores y los de miles de otras personas. Háganlo”, dijo Johnston.

Stacey Gibson de Garrison dijo: “He apoyado la ayuda médica para morir desde el 2015, en honor a mi esposo, Sid Gibson. Sid murió a los 68 años de una enfermedad neurológica degenerativa similar a ELA. Si bien ninguna muerte es bien recibida, la de Sid fue especialmente difícil. Si la ayuda médica para morir hubiera sido una opción, sus últimos días podrían haber sido menos traumáticos, más pacíficos y verdaderamente representativos de la maravillosa vida que tuvo”.

“He sobrevivido al cáncer dos veces y ahora enfrento el tercero. Posiblemente piensan que no soy afortunada, pero lo soy. He recibido cuidados extraordinarios y me he beneficiado de los increíbles avances médicos actuales.  Pero no sé qué me espera en el futuro. Lo que sí sé es que quiero tener acceso a la ayuda médica para morir en caso de que la necesite. Es hora de que los legisladores pongan fin al sufrimiento y aprueben el proyecto de ley. Antes de que más electores tengan que enfrentar el sufrimiento”.

Ari Klein Klein de Buffalo, estudiante de la Universidad de Albany, es nieto del Dr. Robert Milch Milch, cofundador de Hospice Buffalo y defensor de la ayuda médica para morir desde hace mucho tiempo , y continúa con la defensa de su padre.

“Unos días antes de morir, su padre escribió: ‘El sufrimiento es algo definido por cada paciente en el contexto de sus vidas, sus familias y lo que están soportando. Yo no debería imponer a los demás lo que deben soportar. Sé que si la ayuda médica para morir hubiera estado permitida cuando yo ejercía, habría sido mejor médico’.

“Legisladores estatales: si tuvieran una enfermedad terminal, estuvieran sufriendo mucho y supieran que les quedan pocos días de vida, ¿querrían morir mientras duermen, cómodos, rodeados de sus seres queridos? ¿O prefieren estar conectados a  máquinas de hospital durante días, sufriendo física y emocionalmente? Los residentes del estado de Nueva York deben tener la posibilidad de tomar esa decisión por sí mismos, de acuerdo con sus valores y creencias. No tenemos esa opción porque la Legislatura no ha actuado”.

“Papá escribió: ‘Legisladores, no es necesario que apoyen esta opción de cuidados al final de la vida, pero no la prohíban. Al no actuar, eso es exactamente lo que están haciendo’. Atención, legisladores. Como mi abuelo, no soy de los que se rinden. Lo conseguiremos en honor a papá y la cantidad de personas que han muerto, por lo general sufriendo, y al mismo tiempo apoyamos esta idea de sentido común que permite a las personas que se están muriendo aliviar su sufrimiento, si así lo desean”, afirmó Klein.

En noviembre, el Adirondack Daily Enterprise publicó un editorial sobre Raymond Stark Daily Enterprise publicó un editorial sobre Raymond Stark de Tupper Lake. El Sr. Stark, veterano de 86 años que se encuentra bajo cuidados de hospicio, como conocen en los Estados Unidos, escribió: “Tengo 86 años y me estoy muriendo. Creo firmemente que debería tener la capacidad de decidir cómo será el fin de mi vida. A nadie más le corresponde decirme que tengo que quedarme en esta cama a esperar el próximo ataque al corazón. Quiero morir rápidamente y sin dolor”.

Si el Sr. Stark viviera en Vermont, podría calificar para la ayuda médica para morir.

El Asambleísta Chris BurdickChris Burdick (D-Westchester) dijo: “Morir con dignidad como uno quiere cuando se es un enfermo terminal es una opción que aliviaría mucho el dolor y el sufrimiento de las personas y sus familias. Debería ser una opción para quienes la deseen. Estoy orgulloso de ser copatrocinador del Medical Aid in Dying Act y espero que la legislatura lo apruebe en esta sesión”.

El Asambleísta Alex Bores Alex Bores (D-Manhattan) expresó: “La ayuda médica para morir permitirá que quienes se encuentren en el final de su vida tengan cierto control sobre su muerte. Incluso saber que tienen disponible la opción brinda un alivio para muchos que nunca llegan a utilizarla. Las garantías de este proyecto de ley están bien pensadas. Los cambios que introduce llegan con retraso”.

El Asambleísta Tony Simone Tony Simone (D-Brooklyn) expresó: “Las personas que padecen una enfermedad terminal tienen actualmente el derecho a rechazar un tratamiento médico para prolongar la vida. Pero las personas deben tener derecho a poner fin a su sufrimiento de la manera que lo desean”.

Corinne Carey Carey, directora de campaña de Nueva York para Compassion & Choices, dijo: “En cierto modo, entiendo a quienes se oponen al proyecto de ley. Mi propio padre, que sufrió al final de su vida, nunca habría elegido esta opción porque era incompatible con su fe, sus valores y sus creencias. Pero nunca se le habría ocurrido prohibir esa opción para los demás. Y eso es lo que no entiendo”.

“La ayuda médica para morir es simplemente una opción para los cuidados al final de la vida que sería utilizada por una cantidad relativamente pequeña de residentes del estado de Nueva York para evitar un sufrimiento innecesario al final de la vida. La ley es totalmente voluntaria: no se exigiría la participación de ningún paciente, médico, trabajador de cuidados paliativos o farmacéutico. Uno puede oponerse a esta ley para su propia vida, pero debe dejar que los demás vivan y mueran según sus propios valores y creencias, al igual que uno vive y muere según los suyos. Y seamos sinceros, los que se oponen a la ayuda médica para morir no están protegiendo a nadie. Impedir el acceso a la ayuda médica para morir no salva vidas; la misma cantidad de personas mueren de enfermedades terminales. Lo que ocurre es que sufre menos gente”, afirmó Carey.

El Medical Aid in Dying Act recibe el apoyo de numerosos grupos defensores del estado que incluyen, entre otros, New York State Academy of Family Physicians, New York Civil Liberties Union, League of Women Voters of New York State, StateWide Senior Action Council, NYS Public Health Association, Planned Parenthood Empire State Acts, NOW-NY, ACT UP NY, Harlem United, La Comisión Latina Sobre el SIDA, Latinos for Healthcare Equity, WESPAC Foundation y SAGE NY, que defiende y brinda atención médica y otros servicios a personas mayores de la comunidad LGBT. Puede ver muchos memorándums en defensa de estas y otras organizaciones aquí.

Barb Thomas Thomas, especialista en temas de NYS League of Women Voters, afirmó: “Todos los residentes del estado de Nueva York deben tener derecho a la ayuda médica para poner fin a su dolor y sufrimiento cuando se acerca la muerte. La NYS League of Women Voters insta a los legisladores a apoyar a estos residentes del estado de Nueva York mediante la aprobación del Medical Aid in Dying Act en esta sesión legislativa”.

Geri Barish, presidenta de 1 in 9 The Long Island Breast Cancer Action Coalition, declaró: “Como sobreviviente de cáncer, defensora durante toda mi vida de los enfermos de cáncer y tras la pérdida de mi hijo y mi madre a causa de esta enfermedad, conozco muy bien el dolor y el sufrimiento que conlleva un diagnóstico terminal. A menudo, cuando se agotan todas las opciones de tratamiento, los pacientes se quedan sin opciones para una muerte tranquila. Tener la opción de la ayuda médica para morir no es renunciar a la vida, sino permitirnos tomar nuestra propia decisión cuando llegue el momento. Hago un llamado a los legisladores a que ayuden a los residentes del estado de Nueva York que están sufriendo y que aprueben este año el Medical Aid in Dying Act”.

Thad Mirer, Director de Death with Dignity Albany, dijo: “Cuando la muerte se acerca, los cuidados de hospicio  y los cuidados paliativos ofrecen a muchas personas una forma serena de acercarse al final de su vida.  Cuando estos cuidados no son suficientes, la ayuda médica para morir puede ofrecer una forma humana de poner fin al sufrimiento.  Death with Dignity Albany, un grupo independiente en la región del Capitolio, apoya firmemente el Medical Aid in Dying Act”.

El Dr. Peg Sandeen, directora ejecutiva de Death with Dignity, afirmó: “Todos los enfermos terminales deben tener la posibilidad de tomar decisiones fundamentales con respecto a su salud. El estado de Nueva York tiene la oportunidad de ser un líder en cuanto a los cuidados de fin de vida mediante la aprobación del Medical Aid in Dying Act, que ampliaría la gama de opciones  para los pacientes cuando no tienen opciones. Estamos dispuestos a continuar nuestro trabajo en esta área para ayudar a la legislatura del estado a conseguirlo”.

Mandi Zucker, directora ejecutiva de End of Life Choices New York, expresó: “Más de 50 años de pruebas acumuladas en estados que autorizan la ayuda médica para morir han demostrado de forma concluyente que la práctica funciona de la manera prevista, ya que brinda a las personas que se están muriendo una muerte pacífica. También se ha demostrado que la ayuda médica para morir es una práctica médica segura y ética que beneficia a las personas y no causa ningún daño. No hay justificación para no permitir a las personas que se están muriendo la opción de la ayuda médica para morir cuando se permiten otras opciones para acelerar la muerte, como no iniciar o interrumpir los tratamientos para mantener la vida y dejar voluntariamente de comer y beber. El Medical Aid in Dying Act debe aprobarse este año”.

Puede obtener más información sobre la ayuda médica para morir y la campaña de Nueva York en el sitio webFacebook o Twitter de Compassion & Choices.

Compassion & Choices
Media Contacts

Sean Crowley
Media Relations Director
[email protected]

Patricia A. González-Portillo
National Latino Media Director
[email protected]
(323) 819 0310

Compassion & Choices
8156 S Wadsworth Blvd #E-162
Littleton, CO 80128

Mail contributions directly to:
Compassion & Choices Gift Processing Center
PO Box 485
Etna, NH 03750

VICTORY: Colorado Gov. Jared Polis signed the improved End-of-Life Options Act.

X