Donate

News

The latest from Compassion & Choices

Defensores, Partidarios y Familiares de Neoyorquinos Fallecidos Unen Fuerzas en la Primer Audiencia de la Ciudad de Nueva York sobre Legislación de Ayuda Médica para Morir

Comité de Salud de la Asamblea Escucha Testimonio de Más de 70 Simpatizantes Mientras Encuesta de la Universidad de Quinnipiac Muestra Apoyo 2-1

Neoyorquinos que perdieron a seres queridos, profesionales médicos, defensores y partidarios se unieron hoy en apoyo a Compassion & Choices para testificar ante el Comité de Salud de la Asamblea de Nueva York en la primera audiencia de la ciudad sobre la medida de Ayuda Médica para Morir (A.2383-a/S.3151-a). El proyecto de ley autorizaría la ayuda médica para morir que permitiría a los adultos que sufren de una enfermedad terminal, que están en pleno uso de sus facultades mentales pero con un pronóstico de seis meses o menos de vida, la opción de solicitar, obtener una receta para medicamentos que pueden ingerir para morir pacíficamente mientras duermen si su sufrimiento se vuelve insoportable.

También se dio a conocer hoy una encuesta de la Universidad Quinnipiac , que muestra que los votantes del estado de Nueva York respaldan entre un 63 y un 29 por ciento “permitiendo a los médicos legalmente recetar medicamentos letales para ayudar a los pacientes con enfermedades terminales a poner fin a sus propias vidas”.

Patrocinado por la Asambleísta Amy Paulin (Scarsdale), Senadora Diane Savino (Staten Island) y el Presidente del Comité de Salud de la Asamblea Richard N. Gottfried (Manhattan), la legislación bipartidista tiene una gran coalición de partidarios, incluida la Academia de Médicos Familiares del Estado de Nueva York. La Asociación de Salud Pública del Estado de York, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York y la Liga de Mujeres Votantes.

Fue la segunda audiencia en el transcurso de dos semanas. La primera audiencia se llevó a cabo en Albany el 23 de abril.

Tanto las encuestas nacionales como estatales muestran un fuerte apoyo para la ayuda médica para morir en todo el espectro étnico, político y religioso, incluido el 67 por ciento de los estadounidenses en todo el país, según una encuesta de 2016 LifeWay Research. El apoyo de la mayoría incluyó al 53 por ciento de afroamericanos y protestantes, el 59 por ciento de los cristianos, el 69 por ciento de los Hispanos y el 70 por ciento de los católicos.

Más de tres de cada cuatro votantes de Nueva York (77%) respaldan la ayuda médica para morir, según una encuesta de 2015 de Eagle Point Strategies. Este apoyo de la mayoría se extiende a todos los grupos demográficos, incluido el 63 por ciento de los afroamericanos.

La campaña para promover la medida de Ayuda Médica para Morir está siendo impulsada por miles de partidarios, coaliciones y voluntarios de Nueva York, incluyendo a la Academia de Médicos Familiares del Estado de Nueva York, la Asociación de Salud Pública del Estado de Nueva York, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York y la Liga de Mujeres Votantes, así como miembros de las comunidades médicas, científicas y religiosas del estado.

A continuación se presentan algunos de los extractos más poderosos de los más de 70 testimonios que dieron los neoyorquinos en las audiencias de Albany y la ciudad de Nueva York. Los testimonios completos están disponibles bajo petición.

Ida Schmertz, residente de Nueva York y sobreviviente de múltiples cánceres, incluyendo leucemia linfocítica crónica (LLC): “Durante los últimos veinte años, tomé todos los medicamentos conocidos para estas enfermedades y he sido ingresada a siete hospitales en Estados Unidos y Europa. A partir de este año, la enfermedad [CLL] está en remisión. Cuando esta reaparezca, la ley de Ayuda Médica en Para Morir me daría la opción de morir como todos desearíamos: en casa, rodeados de familiares y seres queridos y en nuestros propios términos”.

Lindsay Wright, residente de la ciudad de Nueva York y esposa del ex profesor de política de la Universidad de Nueva York, Youssef Cohen, quien abogaba por la medida de Ayuda Médica en Nueva York, mientras moría de un mesotelioma incurable: ” …Personas de todos los ámbitos de vida, creencias y antecedentes: desean mejores opciones para el final de la vida, incluyendo los cuidados paliativos compasivos, intervenciones menos invasivas y una mayor autonomía en la forma de morir, especialmente cuando tienen una enfermedad terminal . Y ellos, nosotros, queremos esa opción aquí en Nueva York, donde vivimos “.

Timothy Quill, MD, Profesor de Medicina, Psiquiatría, Humanidades Médicas y Enfermería en el Centro Médico de la Universidad de Rochester y Director Fundador del Programa de Cuidados Paliativos de la Universidad: “… Le pedimos que considere autorizar la propuesta de ley Ayuda Médica para Morir como un último recurso para pacientes terminales que sienten que no tienen opciones aceptables.

Veinte años de datos de Oregon sugieren fuertemente que esta práctica puede regularse legalmente, y que mejora en lugar de debilitar los cuidados paliativos y el hospicio “.

Guillermo Chacón, presidente de la Comisión Latina sobre el SIDA; Fundador de Hispanic Health Network: “… Hoy tengo la bendición de llamarme libre de cáncer, yo querría esta ley compasiva si mi cáncer regresara alguna vez”.

Bonnie Marcus, compañera de Jay Kallio, quien acudió como voluntario tras la tragedia del 9/11 y murio de un cáncer pulmonar incurable: “Él quería vivir tanto como pudiera, para así estar juntos. Jay querría que todos supiéramos que su dolor extremo en las últimas horas de su vida no era necesario. Si existiera una ley de ayuda médica para morir en Nueva York, no habría tenido que pasar por el dolor que sufrió y el dolor que presencié “.

Amanda Cavanaugh, organizadora de campaña para Compassion & Choices New York, que perdió a su pareja Chrissy a causa de un cáncer en etapa 4 que afectó su hígado,  páncreas y conductos biliares: “La campaña de Ayuda Médica para Morir es mucho más que una simple campaña para mí. Hemos perdido defensores fuertes durante la jornada para aprobar la medida de Ayuda Médica para Morir. Sin embargo, fue una pérdida personal lo que realmente convirtió este asunto en una prioridad para mí … la pérdida de mi compañera, Chrissy.

En medio de aceptar la mortalidad de Chrissy …. Hablamos de mudarnos a Vermont para utilizar su ley Patient Choice and Control at the End of Life pero Chrissy no quería dejar a su familia, sus amigos y la vida que habíamos dedicado a crear juntas. Ella quería estar en Nueva York cuando muriera y debería haber tenido ese derecho. Nueva York brindó tantos buenos recuerdos y oportunidades para nuestras vidas, pero este estado nos falló, Nueva York le falló a Chrissy, al final de su vida “.

Susan Rahn, madre católica de Rochester con cáncer de mama metastásico en etapa 4: “Más que nada quiero vivir. Continuaré utilizando mi equipo de cuidados paliativos para aliviar el dolor y la comodidad, pero cuando eso deje de funcionar, es cuando desearé otra opción. Quiero ser capaz de elegir cómo voy a morir cuando llegue mi hora “.

Bernadette Hoppe, residente de Buffalo con cáncer anal en etapa 4: “He tolerado 4 tipos de quimioterapia, 2 rondas de radiación, una cirugía seguida de una infección masiva de la herida, linfedema de la pierna y cadera izquierda, insuficiencia renal, la cual me deja con tubos colgando de mi espalda y la hepatitis causada por todo lo anterior. La gente como yo está muriendo todos los días en Nueva York. Tal vez sus muertes serían menos angustiosas, tal vez podrían pasar sus últimos días, semanas y meses con la tranquilidad de saber que Nueva York tiene una ley que permite la asistencia médica para morir”.

Si esta medida de ayuda médica se autoriza como ley, Nueva York sería la novena jurisdicción de la nación en autorizar la asistencia médica para morir como una opción de atención al final de la vida. Oregon es el estado donde la ayuda médica para morir ha sido autorizada durante dos décadas (desde 1997), desde entonces se han agregado los estados de Washington (2008), Montana (2009), Vermont (2013, California (2015), Colorado (2016), Washington, DC (2017) y Hawái (2018).


Top