News

The latest from Compassion & Choices

CareOregon instó a Evitar Fusiones que Limitarían Acceso de Pacientes a Opciones de Cuidados al Final de la Vida

Grupo Afirma que el Aviso de Acceso Limitado a la Atención Médica al Final de la Vida Es Insuficiente Para los Pacientes

(Portland, Ore. — 10 de Marzo, 2020) Compassion & Choices ha enviado una carta a CareOregon en respuesta a numerosos informes de prensa, sin confirmar, en los que se dice que planea fusionarse con Providence Health & Services of Washington, una entidad que se opone a la opción de atención médica al final de la vida que ayuda a morir. La ley Muerte con Dignidad de Oregon autoriza a los adultos, en plena capacidad mental, con enfermedades terminales y un pronóstico de vida de seis meses o menos, la opción de solicitar un medicamento recetado que pueden tomar por sí mismos si su sufrimiento se vuelve insoportable, y así morir pacíficamente mientras duermen.

Como proveedor católico de cuidados de salud, las Políticas del Hospital Providence establecen: “Los médicos, empleados y voluntarios de Providence pueden no participar o facilitar [la ayuda médica para morir] a sabiendas”.

“Como resultado, le instamos a que busquen comentarios públicos y aportes de las partes interesadas afectadas y de miembros de la comunidad interesados en cualquier fusión bajo consideración, que resulte en un menor acceso del paciente a la atención médica, incluyendo, pero no limitando, a grupos religiosos”, escribió Jennifer Parrish Taylor, Gerente Regional y Defensora de NW para Compassion & Choices, en su carta a la Junta de Directores de CareOregon. “Una fusión con una entidad que tenga tales restricciones podría violar los valores y las creencias religiosas de los pacientes cuando difieren de la institución que los prohíbe, dando lugar a peores resultados de salud, menor acceso a servicios médicos basados en evidencia, y calidad inferior de atención para los pacientes de CareOregon. También, comprometen la capacidad de los  médicos en practicar medicina basada en la evidencia y niegan la autonomía de los pacientes en la toma de decisiones”.

“Quisiéramos subrayar que la gama completa de opciones al final de la vida que están prohibidas por motivos religiosos por algunas entidades de atención médica, representan un significativo continuo de atención al final de la vida, que no se limita a la opción compasiva de ayuda médica para morir; incluyen el rechazo de los tratamientos médicos no deseados o no beneficiosos, como nutrición e hidratación médicamente asistida, y la eliminación de tratamientos de soporte vital, como los ventiladores”, concluye Taylor. “Es poco probable que los pacientes y sus familiares sepan o comprendan que sus opciones de atención al final de la vida han sido sustancialmente limitadas por razones no clínicas hasta que sea literal y figurativamente demasiado tarde”.

Además de Oregon, ocho estados más han autorizado la ayuda médica para morir: Colorado, Hawaii, Maine, Montana (a través del fallo de la Corte Suprema del estado), New Jersey, Vermont, Washington — así como el Distrito de Columbia. En conjunto, 10 jurisdicciones representan uno de cd cinco residentes de Estados Unidos (22%).


Top