News

The latest from Compassion & Choices

California Incrementa Su Participación con Ley de Fin de Vida, Pero Aún Carece de Diversidad

Grupo Hace Llamado para Asegurar que Todo Paciente Que Califica Pueda Tener Acceso a la Opción de una Muerte Pacífica

Compassion & Choices dice que un nuevo informe sobre la ley de ayuda médica para morir de California, muestra que más personas están utilizando la medida que permite a los adultos con enfermedades terminales en pleno uso de sus facultades mentales, utilizarla para terminar pacíficamente con su sufrimiento. Sin embargo, dicha ley debe ser más accesible.

El Departamento de Salud Pública de California publicó el martes por la tarde, un informe sobre el End of Life Option Act o Ley de Opción de Fin de Vida, mostrando que en el 2019, 618 adultos con enfermedades terminales obtuvieron recetas de ayuda médica para morir, que fueron prescritas por 246 médicos. De este grupo, 405 pacientes ingirieron el medicamento. Esto es una mejoría significativa de participación, comparada con el informe de dicho departamento en el 2018, que muestra que 452 adultos con enfermedades terminales obtuvieron recetas de ayuda médica para morir para terminar pacíficamente con su sufrimiento. De este grupo, 337 pacientes ingirieron el medicamento en dicho año.

Una proporción más grande de personas blancas están participando con dicha ley en comparación con las personas negras, asiáticas e hispanas. De hecho, 353 californianos blancos (87%) utilizaron la ley en el 2019. Sin embargo, ellos representan el 36.5 % de la población del estado. En contraste, sólo cinco californianos negros (1.2%), 26 californianos asiáticos (6.4%) y 16 californianos hispanos (4%) utilizaron la ley, pero estos grupos demográficos representan un mayor porcentaje de la población del estado (negros: 6.5%; asiáticos:15.5%; e hispanos: 39.4%).

Los obstáculos para tener acceso a la ley, incluyen pero no se limitan, al período requerido de espera de 15 días entre la primera y segunda solicitud del medicamento, sobre todo porque el proceso completo lleva un tiempo prolongado. Un estudio realizado por Kaiser Permanente Southern California, muestra que una tercera parte de los adultos con enfermedades terminales que solicitan esta opción de cuidados de salud de fin de vida, mueren antes de que termine el proceso que consume mucho tiempo.

“Todos debemos hacer un mejor trabajo para asegurar un acceso equitativo a esta opción de muerte pacífica, para que ningún californiano con una enfermedad terminal tenga que sufrir innecesariamente”, dijo Kim Callinan, presidenta y directora ejecutiva de Compassion & Choices. “Oregón promulgó recientemente una enmienda a la ley Death with Dignity o Muerte con Dignidad de Oregón de 1994, la cual permite que los médicos hagan una exención a los requisitos del período de espera para la ayuda médica para morir, si anticipan que el paciente no vivirá lo suficiente para completar dichos requisitos. Esto ha sentado un precedente para California y otros estados, para que hagan el mismo ajuste compasivo a sus leyes “.

Compassion & Choices está patrocinando una campaña de servicio público bilingüe, para motivar que los californianos conozcan la ley de Opción de Fin de Vida de California, y que platiquen con sus médicos sobre sus preferencias de cuidados de salud de fin de vida. Dichos anuncios muestran a Dolores Huerta, legendaria activista de derechos civiles y a  Dan Díaz, esposo de la fallecida Brittany Maynard, defensora de la ayuda médica para morir. Ambos son miembros del Consejo de Liderazgo Latino de Compassion & Choices, así también como el Rev. Madison Shockley, pastor de Pilgrim United Church of Christ en Carlsbad y miembro del Consejo de Liderazgo Afroamericano de Compassion & Choices.

“Cuando los médicos le dijeron a mi esposo, Chris Davis, que le quedaban menos de dos semanas de vida, eso significó que no iba a sobrevivir el período mínimo de espera de 15 días que se requiere entre la primera y segunda solicitud verbal de ayuda médica para morir, para poder tener acceso a la Ley de Opción de Fin de Vida”, testificó Amanda Villegas, residente de Ontario, en una audiencia el 25 de febrero pasado sobre su esposo quien falleció el 19 de junio del 2019. “Desafortunadamente, mi esposo murió tal y como él tanto temía: con tubos drenando diversos líquidos corporales de su estómago, riñones y pecho. Su piel inflamada estaba reventada por la presión del edema. (Aquí está la foto de Chris Davis y Amanda Villegas:  https://drive.google.com/file/d/1lRuO0Ao31Z-gGo-w-WhjrQiq7cSvURoQ/view

Desde que la ley de California entró en vigor el 9 de junio del 2016 hasta el 31 de diciembre del 2019, 1,985 residentes estatales han obtenido recetas de ayuda médica para morir, de las cuales 1,283 personas (64.6%) han muerto después de ingerir los medicamentos. El 86.7% de estas personas estaban recibiendo cuidados en el hogar u hospicio como se conoce en Estados Unidos  y/ o cuidados paliativos.

Tres de cada cuatro Californianos (75%) apoyan la Ley Opción de Fin de Vida, según una encuesta de octubre del 2019, realizada por  California Health Care Foundation, que incluye a la mayoría de todos los grupos demográficos encuestados: latinos (68%), negros (70%); asiáticos (76%) y blancos (82%).

California es uno de los nueve estados, incluyendo a Colorado, Hawai, Maine, Montana, Nueva Jersey, Oregón, Vermont y Washington, así como el Distrito de Columbia, que han autorizado la ayuda médica para morir. Colectivamente, estas 10 jurisdicciones representan más de uno de cada cinco residentes de los Estados Unidos. (22%) y tienen más de 40 años de experiencia combinada, utilizando esta opción de cuidados de salud de fin de vida.


Top